Cómo ayudar a los huérfanos sin adoptar

An orphan boy in a red checked blanket stands in a golden field, looking into the distance.

Read this post in English.

La Biblia nos instruye ayudar a los huérfanos y dedicarnos a la causa de los sin padres, pero ¿cómo hacemos eso? ¿Qué pasa si no conocemos a ningún huérfano o no estamos en una posición para adoptar? A través de Compassion, aprendí cómo ayudar a los huérfanos en una manera práctica. ¿Me unes en cumplir con esta misión de Dios?

Cómo ayudar a los huérfanos—Una historia personal

Mi vida a los 16 años era bastante fácil. Claro, me preocupaba por mi próximo examen de álgebra, por aumentar mi porcentaje de shots en el basquetbol, y pensaba en los chicos. Pero no me preocupaba por de dónde vendría la cena. Tenía padres cariñosos quienes trabajaban mucho para darme comida y ropa. Como la mayoría de adolescentes, daba por hecho estas cosas.

Varios años después, viajé a Brasil con Compassion y conocí a Anderson, un niño de 16 años quien no daba por hecho ninguna de estas cosas. Me invitó a su casa con hospitalidad que nunca había experimentado de un niño adolescente antes. Su casa de un cuarto, donde vive solo, contenía una cama, un sofá, y algunos artículos de la cocina. Solté una risita cuando vi sus tenis de basquetbol limpiados y puestos al lado de una botella de gel de cabello. ¡Quizá vive solo, pero aún es adolescente!

Noté que Anderson estaba nervioso y que de verdad me quería contar su historia. Tenía un brillo en sus ojos que viene del trabajo de Dios y tenía muchas ganas de compartirla. Escuchaba mientras me contaba de su vida difícil.

Cuando Anderson era pequeño, su madre dejó a la familia. Luego cuando cumplió 10 años, su padre se murió, dejando a Anderson y sus dos hermanos solos. Para aguantar su fallecimiento, sus hermanos mayores empezaron a tomar drogas, y dentro de cuatro semanas también estuvieron muertos—uno de una sobredosis de drogas y el otro de violencia pandillera.

A los 10 años, Anderson se convirtió en huérfano sin familia.

No tenía a nadie para apoyarle, cuidarle, o amarle. Anderson tuvo que hacer una decisión que cambiará su vida. Podría ir a las calles o podría ir al centro local de Compassion que sólo estaba unas cuadras de su casa.

Anderson fue a las calles pero rápidamente aprendió que había hecho una mala decisión. No podía evitar los peligros, y las pandillas no proveían el apoyo que quería. Un día abrió la puerta al centro de Compassion y fue saludado por las personas quienes han sido su familia desde entonces. Cada día le proveyeron una ducha caliente y una comida. Le animaron asistir a la escuela y le contó de un Dios que cuida al huérfano y la viuda. Aún llama a la directora del centro “mamá.” A pesar de sus circunstancias difíciles, escoge caminar con Dios como su Padre.

A young man in a teal shirt and jean shorts stands inside a blue room with a bed and stereo system next to him.

Anderson parado en su casa hoy.

Anderson, quien ya tiene 20 años, sigue siendo apoyado por su centro local de Compassion. Recibe chequeos médicos, alimentos nutritivos, y apoyo del personal quien sirve como su nueva familia. Cuando tenía 18 años, trabajó en una pizzería local por un año, ahorrando sus cheques de pago porque tenía un sueño de ser dueño de su propio negocio. Con la ayuda y el entrenamiento del personal de su centro de Compassion, ya dirige un servicio de lavacoches frente de su casa. Cuando se enfermó con un parásito en el cerebro, el centro de Compassion apoyó su recuperación por un tratamiento antibiótico. Ya está sano de nuevo y su negocio pequeño está prosperando. Sueña de mejorar su negocio y renovar su casita.

“Agradecemos a Dios por todas las oportunidades que Anderson ha podido aprovechar y que podemos ayudar satisfacer sus necesidades. Oramos al Señor que su vida siga mejorando y que podamos tener la fuerza para ayudar a muchos otros niños como Anderson quienes necesitan amor, cariño, y protección,” dice Vania, la directora del centro de Compassion.

Cómo ayudar a los huérfanos—Un Padre a los sin padre

A boy wearing a grey sweater holding a wooden stick stands in the sunset in a field, looking into the distance.

Collins, un huérfano de Kenia

Los niños huérfanos alrededor del mundo enfrentan la misma decisión como Anderson. Muchos se encuentran solos sin nadie para cuidarles. Casi 43 millones de niños en los países menos desarrollados son huérfanos debido a la SIDA, los conflictos armados, los desastres naturales, la hambruna, el abuso, y otros problemas relacionados a la pobreza. Los programas de Compassion son instrumentales en mantener a estos niños fuera de las calles y darles los recursos necesarios para la vida. Pueden tener acceso a alimentos nutritivos, agua limpia, cuidado médico, educación, y entrenamiento en habilidades para la vida.

Isaías 1:17 dice, “¡Aprendan a hacer el bien! ¡Busquen la justicia y reprendan al opresor! ¡Aboguen por el huérfano y defiendan a la viuda!”

Ese es un buen mensaje, pero ¿cómo lo hacemos? Algunas personas pueden adoptar y ser padres de acogida, y a ellos decimos, “Gracias.” Si no puedes hacer esto, considera estas cuatro maneras prácticas de ayudar a un huérfano.

Cómo ayudar a los huérfanos—Cuatro maneras prácticas

Patrocinar a un huérfano: Muchos niños huérfanos alrededor del mundo viven en pobreza. Puedes decirles que son amados por patrocinarles a través de Compassion. El programa les proveerá con agua limpia, alimentos nutritivos, oportunidades educativas, y más.

Dar ayuda a niños quienes son altamente vulnerables: Muchas veces estos niños viven en hogares encabezados por niños o tienen cuidadores que no pueden cuidarles. Compassion depende en una red de iglesias socias locales para identificar, intervenir, proteger, y apoyar a niños que viven en circunstancias altamente vulnerables. Tu donación ayuda apoyar y proteger a niños vulnerables al abuso, explotación, falta de vivienda, y tráfico de personas.

Motiva a tu iglesia: Es posible que haya familias en tu iglesia o comunidad quienes están adoptando o son padres de acogida. Reúnete con tu pastor o un líder de la iglesia para discutir cómo tu iglesia puede apoyar a estas familias.

Orar: Ora que Dios proteja a niños que están en situaciones vulnerables. Pide que Dios traiga adultos confiables en sus vidas para abogar por ellos e intervenir cuando es necesario. Ora que huérfanos alrededor del mundo conozcan la esperanza y curación de Jesús.

Cuando salí de la casa de Anderson ese día, salí sintiendo completamente diferente que anticipaba. Sabía que íbamos a visitar la casa de un huérfano, entonces suponía que saldría sintiendo triste. ¡Al contrario, vi de primera mano como Dios usó Compassion para ser padre a los sin padre! En la pared de su casa Anderson ha pintado, “Eu te amo e Jesus também”—¡te amo y Dios también!

¿Me unes en patrocinar a un huérfano?

¡Patrocina a un huérfano hoy!

 
O dar un regalo a un niño altamente vulnerable.

7 Comments |Add a comment

  1. Avatar
    Belkis Portillo noviembre 26, 2019

    About 8 years ago, I started sponsoring a girl from Colombia called Katerin. I even had the opportunity to meet her when she was only 6 years old. Love the Compassion International program because they keep the relationship with the sponsor and child very close. I frequently get Katerin letters and we keep a close communication of what she does and learn in the program. Her letter fills my heart of joy because I feel I am doing a difference on her. I wish more people can sponsor a child who can have an opportunity to have a better life.

    1. Christina
      Christina noviembre 26, 2019

      Hi Belkis! Thank you so much for the love and support you have been investing in sweet Katerin’s life! What a blessing it must be to have met her face-to-face!! 😊 You truly are making a difference in her life!

  2. Avatar
    Zachary Frierson septiembre 10, 2019

    Hearing Andersons story and his fight with poverty has moved me deeply. I will continue to support compassion international financially and pray over the improverish like Anderson whenever I can.

  3. Avatar
    Steffanie septiembre 9, 2019

    About a month ago I started to sponsor a Tanzanian girl who is not living with her father and mother. Although the information I received mentioned that her parents still alive. In her first letter she told me that she is living with her grandmother. I fear her grandmother will not make it till my girl is 18 years (she is now 7). Thank you for this blog. I am happy to find out that Compassion will not abandon children when they lost their parents / guardian, because I don’t know if her parents will come back to take care of her. I will be happy to take care of her as her sponsor till she can take care of herself.

    I feel a little bit helpless because of her situation. So I send a family gift. I hope her grandmother will use it wisely.

    Technically she is not an orphan, but I guess not living with your parents can make you feel like one.

    1. Avatar
      Shannon septiembre 9, 2019

      Steffanie,

      Thank you so much for the love and concern you have for your sweet girl! Please know that Compassion will do everything we can to make sure she is taken care of. The gift you gave will certainly be used wisely. One of our staff will meet with your girl and her grandma to decide how to use the gift in the most practical and helpful way. Thank you for blessing the in this way! 💙

  4. Avatar
    Karen Schultz agosto 20, 2019

    Thank you so much for sharing this beautiful story and for helping the ones in need! May you be blessed in return!

  5. Avatar
    Jane Ruth M wanyama agosto 14, 2019

    Anderson’s story is a true story of many families allover the world. Thank you for sharing this story and making a support call. I like the different ways at my disposal to bless a child and youth.

Add a Comment

Read the ground rules for comments.