Apuntando a la Luna: 6 Niños en Pobreza Comparten Sus Sueños

A boy wearing a silver helmet and silver astronaut suit smiles up at the camera. He stands in front of dry, parched ground.

Read this post in English.

La pobreza no permite que los niños sueñen. Puede bloquear su perspectiva del mundo. Pero cuando los niños en pobreza conocen a Jesús, sus sueños se hacen reales y aun mejores. Gracias al trabajo de la iglesia y la generosidad de los patrocinadores, los niños alrededor del mundo pueden soñar y lograr cosas grandes. El combustible está invertido en sus corazones.

Preguntamos a niños patrocinados en Sud América que quieren ser cuando sean grandes. ¡Seamos animados por estos niños, y ayudemosles a alcanzar sus metas!

¡Cuándo yo sea grande, quiero ser astronauta!

A boy wearing a silver suit and holding a silver helmet stands with one hand on his hip, smiling, in front of a dry, parched dirt background.

Justin es un niño que sueña en grande. Este niño de siete años quiere ser astronauta, pero no por las razones convencionales. Quiere alcanzar otros planetas para traer ayuda a la Tierra, porque cada día nuestro mundo está más contaminado.

"Quiero ser astronauta porque creo que podemos alcanzar otros planetas y traer máquinas y tecnología para limpiar los océanos y mares,” dice Justin. “Quiero quitar toda la basura y el plástico y enviarlos fuera de nuestro planeta.”

Justin vive en La Libertad en la costa sur de Ecuador. Ha visto como las playas se ensucian más y más. Su comunidad también es conocida por su contaminación ambiental, las calles llenas de basura. Pero cada semana Justin aprende en el centro de Compassion que Dios nos llama para hacer un impacto positivo en nuestro mundo.

Justin está empezando en maneras pequeñas. Cada semana sale a limpiar la calle en frente de su casa. Quiere enseñar a los otros niños la importancia de no contaminar. Ser astronauta es un sueño grande, pero la clave es que Justin cree que es posible mejorar nuestro mundo.

Cuando sea grande, ¡quiero ser policía!

A young girl wearing a black police officer costume and cap crosses her arms in front of her, while sitting in front of a bush. Her lips are pursed in a funny face.

Ser policía se considera un trabajo para hombres en Pombal, Brasil, pero Tayla, quien tiene 6 años, ya sueña con luchar contra el crimen que arrasa su colonia.

“¡Soy niña, pero puedo hacerlo! ¡Soy valiente también!” dice Tayla. “Ser policía es la única cosa que quiero ser. Hay mucha gente mala que vive en nuestra ciudad. No me gusta eso. Quiero luchar contra ellos.”

Tayla vive en uno de los lugares más peligrosos en su ciudad. No es raro oír que un amigo perdió a un pariente por medio de un asesinato. El resto de la región muchas veces estereotipa a todos en su comunidad como criminales. Ser niña en este contexto es aún más difícil. La cultura a menudo no anima a las niñas a luchar por independencia o empoderamiento. Muchas niñas se convierten en madres a una edad joven, y las desaniman a perseguir trabajos que se consideran solo de hombres.

Pero este pensamiento no funciona para Tayla. Ella cree que luchar contra los criminales es su manera de mejorar el mundo. En el centro de Compassion, los tutores de Tayla animan a las niñas a tomar responsabilidad para construir un mundo mejor niños y niñas juntos, uno al lado del otro.

¡Cuando sea grande, quiero ser ingeniero civil!

A boy wears a orange safety vest over a blue shirt, along with a hard hat. He holds a rolled up piece of paper, smiling at the camera. He stands on a street in front of a bush with pink flowers.

Santiago vive en Sincelejo, Colombia, con su familia en un cuarto apretado. Su abuela provee para él haciendo ropa en su vieja máquina de coser. Vivir en este espacio pequeño y ver todo el trabajo que hace su abuela motiva a Santiago a ser profesional para que pueda dar a su familia una mejor calidad de vida.

“Cuando sea grande, quiero ser ingeniero civil para construir puentes, carreteras, y una casa grande para mi familia,” dice Santiago. “Para ser ingeniero, tengo que ser el mejor en la escuela, y ya estoy trabajando en eso.”

Por el contrario, muchos de los jóvenes en la comunidad de Santiago están involucrados en vender drogas. Las pandillas y la violencia son comunes. Por esto a los 7 años, Santiago ya sabe que para ser ingeniero, tiene que trabajar duro y ser un estudiante excelente. Cree que Dios le proveerá los recursos para estudiar.

El director de su centro de Compassion, Edgar Padilla, le enseña a los niños no solo a confiar en Dios sino también luchar por sus sueños para tener una vida diferente.

“Dios nos da esperanza que con Su ayuda, niños pueden ser trasformados y tener un gran futuro. Lo he visto en las vidas de muchos jóvenes, y lo espero para la vida de Santiago,” dice Edgar. “Ya veo a Santiago como ingeniero, y como facultad del centro seguiremos animándole a soñar.”

¡Cuando sea grande, quiero ser científica!

A girl wearing a white lab coat and safety glasses holds two beakers full of red and blue liquid, smiling at the camera. She stands on a street with a row of concrete homes.

Yameli vive en un pueblo pequeño en el altiplano de Huánuco, Perú. Hay pocas oportunidades de trabajo, entonces la mayoría de las personas migran a ciudades cercanas o se quedan en casa y siguen el trabajo agrícola de sus antepasados. A pesar de esto, Yameli, quien tiene 9 años, tiene grandes sueños.

“Siempre me ha fascinado descubrir cosas nuevas,” dice Yameli. “Mi parte favorita de la escuela son los experimentos que hacemos, y eso es exactamente por qué quiero ser científica cuando sea grande, justo como de los que aprendemos en nuestros libros.”

Como científica, Yameli quiere ayudar a ingeniar una comida que puede luchar contra el hambre de los niños. El sueño de Yameli de ser científica va en contra de ambas la carencia de oportunidades en el área y las creencias locales que las mujeres deben enfocarse en el trabajo de la casa. Pero la iglesia local, en sociedad con Compassion, se une a Yameli en esta lucha.

“Como iglesia, hemos sido llamados a romper la cadena de desigualdades e injusticias en nuestra sociedad,” dice Rodi Bernado, el tutor de Yameli. “En el caso de Yameli, sé que si trabaja muy duro, podrá hacer realidad su sueño y ser científica.”

¡Cuando seamos grandes, queremos ser cocineros!

Two boys wearing chefs hats and white chefs jackets stand at a table, with their hands in a large silver bowl. One smiles at the camera and one looks at the other boy.

Gemelos de ocho años Gabriel y Leonel son tímidos, pero cuando están juntos, son dinamita. Comparten una pasión por el fútbol. También tienen un sueño en común—ser cocineros cuando sean grandes.

“Queremos ser cocineros porque nos gusta cocinar, y queremos trabajar aquí en Bolivia en un restaurante,” dice Gabriel.

Gabriel y Leonel viven a una hora de Cochabamba, Bolivia. No hay muchas personas que viven aquí, entonces solo hay una escuela, y no está cerca a su casa. ¡Pero las cartas de sus patrocinadores les animan a seguir soñando y trabajando!

¡Cuando sea grande, quiero ser pilota!

A girl in a blue pilot's uniform and hat salutes. Behind her is a village in a mountain valley.

A pesar de nunca haber estado en un avión, Flor de Perú sueña con ser pilota un día. Justo como los otros niños en el centro de Compassion, Flor aprende que sus circunstancias no le prevendrán de ser profesional si sigue luchando por sus sueños.

“Cada vez que digo a alguien que quiero ser pilota, me dice que no puedo porque soy mujer o porque es una profesión muy difícil,” dice Flor. “Sin embargo, mi tutor siempre me dice que seré una excelente pilota y que viajaré y visitaré todos los lugares que quiero y que veré la nieve un día.”

¿Piensas que los sueños de estos niños solo son un brindis al sol?

Conoce a unos graduados del programa de Compassion.

Bethelhem, graduada del 2014 e ingeniera civil en Etiopía

A woman in a yellow safety vest and hard hat stands in front of a manufacturing plant, looking up to the sky.
Bethelhem trabaja como ingeniera civil para una marca internacional de bebidas, creando diseños para una planta de fabricación y embotellado.

“Mis patrocinadores construyeron mi futuro. Me hicieron quien soy hoy,” dice Bethelhem.

Doreen, graduada del 2010 y policía en Uganda

A woman wearing a white police uniform and black cap leans against a black car.

¡Doreen de Uganda trabaja con tanta intensidad que ahora supervisa a 29 otros policías! Aunque la corrupción es común en la fuerza policial, asegura que su equipo no acepta sobornos.

“Compassion ha puesto una luz en mi familia. Soy una luz en la familia. Soy quien soy a causa de mi experiencia en Compassion,” dice Doreen.

Jesús Reynaldo, graduado del 2017 y cocinero en Bolivia

A man wearing a chef's hat and white chef's coat stands in a kitchen, holding a large ladle over his shoulder, smiling at the camera.
Jesús aprendió que quería ser cocinero a través de Compassion, y ahora quiere pagarlo adelante.

“Mis tutores me animaron en términos de qué estudiar, y así es como descubrí que me gusta cocinar. Mis patrocinadores me animaron también. Me dijeron que podría hacerlo,” dice Jesús. “Me gustaría alimentar a toda la gente que lo necesita gratis. Hay mucha necesidad, pero creo que hay esperanza para los niños que tienen bajos recursos económicos. La esperanza está en Jesucristo.”

¡Gracias, patrocinadores, por ayudar a los niños a alcanzar las estrellas!

A girl wearing a navy blue pilot's uniform and cap sits on a sidewalk, holding a toy airplane up into the sky, looking at it.

Flor, Justin, Tayla, y los otros niños que conociste hoy son unos de los dos millones de niños que tienen la oportunidad para soñar más allá de la pobreza que los rodea. Están aprendiendo que la pobreza no los define.

Gracias a sus patrocinadores, aprenden a mirar a Jesús en esperanza y confianza. Aprenden a seguir apuntando alto mientras sueñan de y trabajan hacia sus futuros.

¡Ayuda a un niño apuntar al cielo!


Reporting and photography by Ben Admas, Lina Marcela Alarcon Molina, Nico Benalcazar, Caroline A Mwinemwesigwa, Sara Navarro, Galia Oropeza, Amber Van Schooneveld and Jonatan Ruiz.

2 Comments |Add a comment

  1. Avatar
    Lesly Raquel Paz Arrazola julio 21, 2019

    Hi. I’m from Guatemala and I have always dreamed about serving God by serving children. I want to work with you guys as an interpreter.

    1. Christina
      Christina julio 22, 2019

      Hi Lesly! We are very grateful for your desire to help children in need by working with us! Please email us at socialmedia@compassion.com to learn more about how you may be able to work with us. Thank you!

Add a Comment